Francia celebra la Pascua de una manera muy especial. La semana santa francesa es sinónimo de campanas voladoras, tortillas gigantes y de conejitos de Pascua. Aquí te contamos como celebran esta festividad.

Las campanas voladoras

En Francia el chocolate no es traído por el conejito de Pascua sino por campanas voladoras. Durante la Pascua, como muestra de respeto hacia Jesús y para conmemorar su muerte, las campanas de la iglesia no suenan el fin de semana del Viernes Santo y del Domingo de Resurrección.

A los niños se les dice que las campanas han volado a Roma. El domingo de Pascua por la mañana, las campanas regresan trayendo chocolate para los ellos, por eso encontrarás muchas campanas de chocolate en las tiendas, además de huevos. Cuando las campanas llegan a los hogares comienzan a sonar, simbolizando el regreso de Cristo.

semana santa francia
Las campanas de chocolate vienen volando el Domingo de Pascua desde Roma.

La búsqueda de los huevos de Pascua

Una vez que vuelven las campanas, comienza la tradicional búsqueda de los huevos de Pascua dentro y fuera de la casa. Los niños afortunados pueden ir a la búsqueda de huevos de Pascua en grandes castillos, como el Château Vaux-le-Vicomte cerca de París.

Su búsqueda anual de huevos de Pascua es ampliamente considerado uno de los mejores, donde los niños cazan huevos en acres de jardines, montan en ponis y cazan una ardilla de chocolate gigante de un metro de altura.

Esta tradición es tan popular que incluso en las grandes ciudades se utilizan los jardines públicos para esconder los huevos y que los niños puedan realizar la búsqueda pasando un formidable día en familia.

huevos de pascua francia
La búsqueda de los huevos de Pascua se realiza después de que suenen las campanas voladoras.

Hacer una tortilla gigante

La ciudad de Bessières, en el suroeste de Francia, se reúne todos los lunes de Pascua para hacer una tortilla gigante con 15.000 huevos que se come todo el pueblo. Para cocinarla se necesita una sartén de cuatro metros, 40 cocinas y palos muy largos.

La tradición se deriva de la visita de Napoleón a la ciudad donde se comió una maravillosa tortilla antes de acostarse, que estaba tan rica que ordenó que se preparara una enorme para que su ejército la comiera antes de partir a la mañana siguiente.

Decorar huevos de chocolate

Francia siempre se ha tomado muy en serio sus postres y la Pascua es realmente el momento en que se suelta el pelo. Las chocolaterías son una maravilla para la vista en el período previo al Domingo de Pascua y no solo los huevos: las gallinas, conejos, ranas, sapos, etc. de chocolate son deliciosos.

Los franceses llaman a los escaparates “lécher les vitrines“ que significa, literalmente, lamer las ventanas. Algo que realmente podría suceder puesto que el chocolate tiene una pinta de muerte.

campanas de pascua francia
La Pascua en Francia es un buen momento para comprar montones de chocolate.

Trabajando el Viernes Santo

A menudo se anuncia que Francia tiene un buen equilibrio entre el trabajo y la vida privada, con muchos días festivos y tiempo libre en familia. Sin embargo, una de esas fechas no es el Viernes Santo, ya que todos los franceses trabajan y no es un día festivo.

El Viernes Santo es el día de la iglesia católica cuando Jesús fue crucificado y es tradicionalmente un día de ayuno. La única excepción es la región de Alsacia. Esta región en la frontera franco-alemana ha cambiado de manos varias veces.

Cuando se volvieron alemanes, recibieron el beneficio de tener el Viernes Santo como feriado, y cuando volvieron a ser franceses, se negaron a renunciar a las vacaciones.

mercados de pascua francia
La búsqueda de huevos de Pascua es una parte vital de la tradición francesa para los niños.

Los mercados de Pascua alsacianos

En la región de Alsacia se celebre la Pascua con algunos mercados especiales. Las ciudades están adornadas con decoraciones con temas de Pascua. y la gente hace nidos en sus jardines para que el Conejo de Pascua pueda entregar sus huevos.

Este es el único lugar donde las campanas no vuelan, ya que han mantenido la tradición alemana de los conejos de Pascua. Los mercados de Pascua son el lugar para encontrar conejos de chocolate.