Como el país más grande de Europa occidental, muchas cadenas montañosas, extensas llanuras y largos valles fluviales, Francia tiene mucho espacio para la naturaleza. Fuera de las ajetreadas ciudades y la urbanizada costa del sur, es fácil alejarse del ajetreo y el bullicio para disfrutar de la paz y la tranquilidad del campo. Y no hay mejor lugar para hacer esto que en uno de los parques nacionales de Francia.

En los seis parques nacionales oficiales de la Francia continental, encontrarás los mejores paisajes franceses. Asegúrate de incluir al menos uno en tu lista de visitas obligadas cuando estés de vacaciones por el país francés.

Parque Nacional Calanques

Localización: Provence Alpes-Côtes d’Azur

Tamaño: 520 km²

Lo más Top: vida marina y paseos vertiginosos por los acantilados

El parque nacional de Calanques limita con la bulliciosa ciudad de Marsella y disfruta de dos rasgos únicos. Establecido en 2012, actualmente es el parque nacional más joven de Francia y también el más acuático. No menos de cinco sextos del parque se encuentran en el Mediterráneo.

Creada como reserva marina, Calanques es un refugio para delfines, tortugas y ballenas de aleta, todos visitantes habituales de esta parte de Francia. En tierra, la vida silvestre incluye geckos y lagartos, así como una larga lista de aves.

El nombre de las calas de piedra caliza que se extienden por la costa del sur (a muchas solo se puede llegar en barco), Calanques es una especie de paraíso marino con muchas oportunidades para practicar esnórquel y buceo. Las actividades más secas incluyen caminatas dramáticas por acantilados, pero abstente si no le gustan las alturas.

Parque Nacional Calanques francia
Parque Nacional de Calanques.

Parque Nacional de Cévennes

Localización: Languedoc-Roussillon

Tamaño: 913km²

Lo más Top: La cueva de Aven Armand y los bulbos de primavera

Robert Louis Stevenson recorrió este parque gigante a finales del siglo XIX sobre el lomo de su burro Modestine. El paisaje pasó a figurar en su libro, “Viajes con un burro”. Aunque el parque nacional de Cévennes es uno de los parques nacionales más habitados de Francia, poco ha cambiado desde que Stevenson y su fiel corcel se abrieron paso.

Esta es una tierra de bosques de castaños, prados donde pastan las ovejas y el ganado, y una escarpada región de acantilados en el norte. Está salpicado de alrededor de 400 granjas y tiene varios pueblos esencialmente franceses. Otras atracciones incluyen cuevas notables como la Aven Armand (una de las más grandes de Francia), Dargilau y Bramabieu, una alfombra de bulbos en primavera y un verano temprano. Los paseos en burro están disponibles, pero la mayoría de los visitantes hoy en día prefieren hacer su camino más rápido a pie o en bicicleta de montaña.

Parque Nacional de Cévennes
Las cuevas Aven Armand.

Parque Nacional de Écrins

Localización: Rhône-Alps

Tamaño: 918 km²

Lo más Top: liebres de nieve y vistas que literalmente duran para siempre

Otro de los grandes, este parque nacional de Écrins tiene quizás el paisaje más espectacular de todos. Su vasta área está repleta de montañas: más de 100 picos se elevan sobre el parque con el más alto a 4,102 m. Hay no menos de 60 lagos más un buen puñado de glaciares y valles frondosos. Toda esta naturaleza elevada ofrece vistas excepcionales y el Parque Nacional de Écrins es uno de esos lugares donde las vistas se extienden literalmente hasta donde alcanza la vista.

Los excursionistas entusiastas encontrarán aquí un paraíso en la tierra. Los 700 km de senderos señalizados satisfarán incluso a los caminantes más exigentes y hay una buena red de cabañas alpinas a lo largo del camino que te permiten interrumpir el viaje. Además de las águilas y los buitres en lo alto, busca liebres de nieve y armiños en el suelo.

Parque Nacional Écrins
Parque Nacional de Écrins.

Parque Nacional Fôrets de Champagne et Bourgogne

Localización: Haute-Marne / Côte d’Or

Tamaño: 2.400 km²

Lo más Top: bosques antiguos y la orquídea ”zapatilla de Venus”

Este parque nacional esta en una área gigante entre Champagne y Bourgogne y casi duplica al parque nacional Vanoise. Y es que, casi todo lo relacionado con este parque nacional es a lo grande.

Tomemos los bosques de hayas y robles, por ejemplo. Se extienden durante kilómetros y kilómetros y se remontan a más de 200 años. Incluyen algunos de los bosques más antiguos de Francia y fueron testigos de la Revolución Francesa. Como era de esperar, el parque Fôrets de Champagne et Bourgogne es una especie de placer para los caminantes que tendrán más que opciones para elegir con más de 1,000 km de posibles caminatas. La rara orquídea llamada ”zapatilla de Venus” prospera aquí al igual que la cigüeña negra, mucho menos común que la blanca y escurridiza. Mantén tus ojos enfocados en los binoculares para localizarla.

Parque Nacional de Mercantour

Localización: Provence Alpes-Côtes d’Azur

Tamaño: 685 km²

Lo más Top: pinturas rupestres y pájaros cascanueces

Este es uno de los parques nacionales más protegidos de Francia: no se permite el transporte en el centro, lo que lo convierte en un paraíso para los peatones. En la frontera alpina más meridional de Francia, el paisaje ofrece una gran cantidad de vistas espectaculares de glaciares, mesetas de montaña, bosques de pinos y lagos de montaña. El jabalí y el pájaro cascanueces se encuentran entre los animales salvajes más inusuales.

Mercantour también tiene más de lo que le corresponde en maravillas creadas por el hombre. Los grabados rupestres y las pinturas rupestres en el acertadamente llamado Vallée des Merveilles son realmente impresionantes. Y aunque son considerablemente más jóvenes, los frescos del siglo XV en las capillas del valle son igualmente impresionantes. Admiralo todo a pie, en bicicleta de montaña o, para los más intrépidos, desde debajo de las alas de un ala delta.

Parque Nacional de Mercantour
Parque Nacional de Mercantour.

Parque Nacional de los Pirineos

Localización: Midi-Pyrénées

Tamaño: 457 km²

Lo más Top: paisajes de montaña clásicos y águilas reales

El Parque Nacional de los Pirineos es el más pequeño de la Francia continental, pero lo que le falta en tamaño lo compensa con creces en el paisaje. Los paisajes aquí son dramáticos e incluyen picos escarpados, exuberantes valles montañosos y pasos infames. Los de Col d’Aspin y Col du Tourmalet han hecho o destruido legiones de ciclistas a lo largo de los años.

Este parque nacional te brinda la oportunidad de ver la vida tradicional de la montaña, caminar por algunos de los senderos más exigentes de Europa y escalar algunos picos realmente desafiantes. La vida silvestre también se destaca aquí. Probablemente no verás ninguno, pero este es el territorio de los osos pardos, reintroducidos en el área no hace mucho tiempo. Los visones también se mantienen para sí mismos, pero seguramente verás un águila real o dos en un vuelo magnífico por encima de ti.

Parque Nacional de los Pirineos
Parque Nacional de los Pirineos.

Parque Nacional de la Vanoise

Localización: Rhône-Alps

Tamaño: 1.250 km²

Lo más Top: posibles atisbos de rebecos y linces, y ciertos avistamientos de edelweiss

Vanoise, que data de 1963, es una auténtica abuela entre los parques nacionales franceses. También es (actualmente) el más grande y más del doble que muchos de los demás. Vanoise también abarca dos países: una vez que sus montañas llegan a Italia, pasan a formar parte del parque nacional Gran Paradiso y los dos forman el parque más grande de Europa.

Las montañas dominan el paisaje aquí, los picos de más de 3.000 m son lugares comunes, y con ellos, glaciares y lagos de montaña. Algo así como un paraíso para los excursionistas, Vanoise también es una buena opción para observar la vida silvestre. Probablemente no marques la gamuza tímida y el lince aún más esquivo de tu lista, pero la majestuosa cabra montesa se deja ver. Y las marmotas aparecen con regularidad en los prados alfombrados de edelweiss, la flor de las nieves.