La atractiva ciudad de Quimper es la más antigua de Bretaña. Originalmente asentada durante la época romana, Quimper experimentó un importante impulso económico a partir del siglo XVII debido a su industria de la cerámica y, hoy en día, sigue siendo un lugar bullicioso de la región, muy orgulloso de su herencia celta y cultura bretona. Decubre las mejores cosas para ver y hacer y, de esta forma, poder aprovechar al máximo tu viaje.

Visita Le Jardin de la Retraite

Un oasis de tranquilidad en Quimper, protegido por las murallas de la antigua ciudad, Le Jardin de la Retraite (El Jardín del Retiro) está dividido en cuatro secciones botánicas, incluido un jardín tropical con su propia colección de plátanos, una arboleda de palmeras, un jardín seco con plantas de México y mucho más. Una de las plantas más antiguas de los jardines es un castaño de las indias de 150 años de antigüedad. Abre todos los días de 9h a 19h15.

 Le Jardin de la Retraite, Quimper

Déjate sorprender por la catedral de St Corentin

La catedral de Quimper fue nombrada St Corentin en honor al primer obispo de la ciudad. Se cree que el famoso monumento de la ciudad es uno de los mejores ejemplos de arquitectura religiosa gótica en Bretaña.

La construcción comenzó en el siglo XII, y las torres se completaron en 1856, con importantes trabajos de restauración que se llevaron a cabo a lo largo de los años. Esta catedral, con sus coloridas vidrieras del siglo XV y hermosos detalles, se aprecia mejor de cerca.

Pasea por el Musée des Beaux-Arts

Este museo de arte en Quimper fue fundado cuando el ingeniero francés Jean-Marie de Silguy, dejó un legado de alrededor de 3.000 pinturas y dibujos, así como alrededor de 12.000 grabados, a la ciudad de Quimper con la condición de que se construyera un museo para albergarlos.

La hermosa fachada del Musée des Beaux-Arts se abre a espacios renovados que son luminosos y aireados y perfectos para pasar unas horas paseando, apreciando las obras de arte en su interior. El museo está abierto de miércoles a lunes; cerrando los martes.

Visita el castillo de Lanniron

A orillas del río Odet, Castillo de Lanniron es la antigua residencia de verano de los obispos de Quimper. Ubicado en alrededor de 38 hectáreas de parques y jardines, este hermoso oasis está a solo 20 minutos de la ciudad. Los jardines, que datan del siglo XVII, merecen una visita. Puedes elegir explorar por tu cuenta o existe la opción de una visita guiada. Gratis para niños menores de seis años pero los adultos pagan la entrada.

Pasea por el mercado semanal

No hay nada mejor que comprar en un mercado francés. Especialmente si te hospedas en un alojamiento con autoservicio y buscas algunos productos locales para cocinar, para inhalar la atmósfera de los días de mercado o llevarte algún recuerdo gastronómico a casa.

Les Halles Saint François es el mercado cubierto de Quimper y el mercado más conocido, que funciona desde 1847. Le Grand Marché, que vende alimentos y productos locales, se lleva a cabo alrededor del mercado cubierto, en una calle vecina los miércoles y sábados por la mañana.

Les Halles Saint François, Quimper

Aprende sobre la herencia de la cerámica de Quimper en el Musée de la Faïence

Fue gracias a su industria cerámica que Quimper tuvo su auge económico en el siglo XVII, dando más vida a la ciudad que nunca. El Museo de cerámica de Quimper es una buena parada para aprender sobre la relación de la ciudad con este oficio y su habilidad a lo largo de los siglos.

Musée de la Faïence, Quimper

Paseo por el barrio medieval

Quimper tiene un gran barrio medieval completamente peatonal y por el que es un verdadero placer deambular. Las casas con entramado de madera cuyos pisos superiores con voladizos están pintados en diferentes tonos, te harán sentir como si hubieras retrocedido en el tiempo.

La Place au Beurre, que se traduce como la plaza de la mantequilla, es una bonita plaza central perfecta para detenerse en un restaurante a comer algo, y la Place Saint-Corentin, en las sombras de la catedral, es ideal para tomar una copa en una noche de verano.

barrio medieval, Quimper

Sube al Mont Frugy

Subiendo abruptamente desde el margen izquierdo del río Odet, el cual atraviesa Quimper, se encuentra una pequeña colina que brinda excelentes vistas sobre los tejados de la ciudad. Se dice que durante la Revolución, Quimper pasó a llamarse brevemente «Montagne sur Odet» debido a este pequeño mirador. Especialmente durante los meses más cálidos, ofrece una agradable zona de sombra.

Disfruta del Festival de Cornouaille

El Festival de Cornouaille se celebra anualmente durante los meses de verano en Quimper desde 1923, y es uno de los eventos culturales más importantes de Bretaña. Se celebra la diversidad de la cultura bretona y se dan todo tipo de actividades, desde bailes y disfraces tradicionales hasta campanas y comida.

Durante cinco días al año, la ciudad late al son de la celebración y cobra aún más vida con el sonido de los lugareños y visitantes que celebran el pasado y el futuro de la región.

Deleita tu paladar con una crepe o una galette

Uno de los platos principales y favoritos de Bretaña es la crepe y la galette. Así que asegúrate de disfrutar de estos platos tradicionales en una de las muchas creperías o restaurantes de la ciudad. ¡Y no te olvides de acompañarla con una buena botella de sidra!