¿Qué puedes hacer en Dunedin gratis? Con sus hermosos paisajes, tesoros culturales y un ambiente relajado, Dunedin es un gran lugar para abrazar los placeres más simples de Nueva Zelanda de forma gratuita.

Ya sea que seas un ávido excursionista, un amante de la vida silvestre o un entusiasta de la arquitectura, hay una variedad de atracciones gratuitas en Dunedin para explorar. Aquí te proponemos nueve actividades que puedes disfrutar fácilmente en esta ciudad de la Isla Sur sin gastar un solo centavo.

Visita los museos y galerías locales

Uno de los mejores atractivos de Dunedin es que sus museos y galerías son gratuitos para todos. Un viaje al Museo de Otago te dará a conocer una vasta colección de artefactos históricos y científicos de todo el mundo.

Para echar un vistazo de cerca a la vida de los diversos colonos de la región de Otago, desde los primeros maoríes hasta los europeos y los chinos, el Museo de los colonos de Toi Itu Otago es el lugar adecuado.

Los aficionados al arte se sentirán como en casa en la Galería de arte público de Dunedin, donde encontrarán algunas de las colecciones de arte más completas del país. La galería presenta una amplia gama de pinturas, esculturas y obras de arte decorativas de Nueva Zelanda y del extranjero, que datan de la década de 1860 hasta la época contemporánea.

Museo de los colonos de Otago, Dunedin, Nueva Zelanda.

Haz una ruta de arte callejero

En los últimos años, Dunedin ha experimentado un gran aumento de arte callejero. De hecho, hay nuevos murales apareciendo en la ciudad todo el tiempo. Hay de todo, desde personajes surrealistas hasta obras de arte de inspiración histórica, e incluso una oda ligeramente polémica a Ed Sheeran.

Muchos de estos fueron grabados por artistas callejeros locales, aunque algunos nombres internacionales como Phlegm (del Reino Unido) y Hyuro (de Argentina) también han contribuido con sus creaciones únicas.

Arte callejero en Dunedin.

Explora los muchos tesoros arquitectónicos de la ciudad

Si hay un lugar en Nueva Zelanda ampliamente conocido por su arquitectura, es Dunedin. A menudo conocido como el ‘Edimburgo del Sur’, las fuertes conexiones escocesas de la ciudad son evidentes en el magnífico estilo victoriano y eduardiano de sus edificios.

Cualquiera puede pasear libremente por lugares como la estación de tren de Dunedin, la Primera Iglesia de Otago y los hermosos jardines del castillo de Larnach. (Debes pagar para entrar dentro del castillo, pero el área al aire libre es de acceso gratuito.

Castillo de Larnach, Dunedin.

Admira los cielos del sur: nuestra actividad para hacer en Dunedin gratis favorita

Si ver las luces del sur (también conocidas como Aurora Australis) está en tu lista de deseos para observar las estrellas, Dunedin es uno de los mejores lugares para hacerlo.

Cuando los cielos oscuros son más claros, las playas alrededor de Dunedin y la Península de Otago están perfectamente ubicados para ofrecer las mejores vistas de este impresionante fenómeno. Los lugares clave para visitar incluyen Sandfly Bay, Hoopers Inlet y Second Beach en St Clair.

Explora los numerosos senderos para caminar de Dunedin

Dunedin es una ciudad bordeada por una extensa red de caminatas públicas para caminar, aptas para todos los niveles de condición física. Ya sea que estés de humor para una desafiante caminata por el monte, un tranquilo paseo junto al mar o una aventura montañosa con muchas vistas panorámicas, este lugar lo tiene todo.

Signal Hill es el patio de recreo ideal para excursionistas y ciclistas de montaña por igual: una caminata hasta la cima ofrecerá excelentes vistas de la ciudad, mientras que las pistas de ciclismo circundantes ofrecen la cantidad justa de adrenalina para ciclistas principiantes y expertos.

El Pineapple Track es otra caminata popular que está llena de tramos desafiantes. Si deseas mezclar ambas cosas, Ross Creek está pavimentado con una variedad de senderos tranquilos y circuitos de grava accidentados.

Signal Hill es una de las caminatas más populares de Dunedin.

Visita la calle más empinada del mundo

Otra de las cosas que puedes hacer en Dunedin gratis es visitar la calle más empinada del mundo, reconocida oficialmente por el Libro Guinness de los récords. Se llama Baldwin Street y se encuentra a 3,5 kilómetros (2,2 millas) al noreste del centro de la ciudad de Dunedin.

La pronunciada pendiente ha convertido a esta calle suburbana en el lugar ideal para tomar fotografías: inclina la cámara correctamente y parecerá que las casas se están hundiendo.

Durante muchos años, esta calle icónica también fue sede de la carrera insignia de Cadbury Chocolate Carnival’s flagship Jaffa Race, en la que se lanzaron más de 70,000 bolas de naranja y chocolate para recaudar fondos para varias organizaciones benéficas de la comunidad.

Jardín Botánico de Dunedin

Jardín Botánico de Dunedin | Jardín Botánico de Dunedin

El Jardín Botánico de Dunedin celebró 150 años en 2013, lo que lo convierte en el jardín botánico más antiguo de Nueva Zelanda.

Todas sus áreas son de acceso completamente gratuito, y puedes pasar un día completo explorando los diversos aspectos destacados que se muestran: desde el soleado aviario en lo alto de las laderas del jardín, hasta las pintorescas áreas de picnic y los senderos arbolados que adornan este santuario natural.

Empápate del sol en las pintorescas playas de Dunedin

Dunedin tiene una variedad de hermosas playas esperando ser exploradas, muchas de las cuales se encuentran a pocos minutos en automóvil del centro de la ciudad. Si te gusta el surf, St Clair y St Kilda son tus mejores opciones.

Si es tu primera vez en la tabla de surf, hay una escuela de surf justo al lado de la explanada de St Clair que te indicará la dirección correcta. Tunnel Beach es una de las favoritas para las familias con niños, y para aquellos que desean escapar a una maravilla natural protegida, debido a sus pasadizos homónimos.

Un viaje de 30 minutos al norte de Dunedin te llevará a la pacífica Long Beach, que es amada por sus enormes cuevas, la abundancia de aves y los impresionantes acantilados de escalada en la roca.

St Clair Beach, Dunedin, Nueva Zelanda.

Embárcate en una expedición auto-guiada de observación de la vida silvestre

Dunedin y la península de Otago son mundialmente reconocidas por las raras especies de vida silvestre que se esconden en sus costas. Si bien una visita guiada es la mejor manera de acercarse a estas criaturas, siempre puedes conducir a lo largo de la península para intentar encontrarlas ti mismo.

Leones marinos de Nueva Zelanda en la playa de Sandfly Bay.

Harington Point es un buen lugar para observar algunos lobos marinos de Nueva Zelanda. También se pueden encontrar pequeños pingüinos azules alrededor de Pilots Beach y hay colonias de pingüinos de ojos amarillos y leones marinos alrededor de Sandfly Bay.