Nueva Zelanda, Oriental Bay | © Phillip Capper / flickr

¿Qué hacer y ver en Wellington? Capital y centro cultural de Nueva Zelanda, se encuentra en el extremo sur de la Isla Norte. Conocida por ser un ciudad para disfrutarla al aire libre y con escapadas relajantes, Wellington ofrece más oportunidades para descubrir las historias coloniales, indígenas y geológicas increíblemente coloridas de Nueva Zelanda que cualquier otra ciudad del país.

¿Cómo exprimir al máximo tu paso por esta ciudad? Te contamos cuáles son las mejores planes para hacer en Wellington. ¡Toma nota!

Museo de Nueva Zelanda Te Papa Tongarewa

Una de las primeras cosas para hacer y ver en Wellington es ir al museo Te Papa Tongarewa. Traducido como «El lugar de los placeres de esta tierra», es el museo nacional y la galería de arte de Nueva Zelanda. El museo presenta exhibiciones innovadoras que te sumergen en las celebraciones de la vida silvestre, el entorno natural y los nativos maoríes únicos de Nueva Zelanda.

Si bien puedes este museo es famoso por su exhibición en honor a las tragedias de la Segunda Guerra Mundial, en Te Papa también vas a pder ver el espécimen de calamar más grande del mundo, con un registro de 4.2 metros.

Tampoco te puedes perder un paseo por Wellington durante la noche.

Mirador del monte Victoria

El monte Victoria se eleva a 196 metros sobre Wellington. Un escenario perfecto para todos los amantes de las selfies, el mirador de Mount Victoria ofrece una vista panorámica de 360 ​​grados de la ciudad, el puerto y las colinas circundantes.

Los lugareños recomiendan que subas justo antes del crepúsculo para ver la puesta de sol y las luces encendidas. Si lo prefieres siempre puede conducir o tomar el autobús turístico para llegar a la cima. Este lugar también apareció en El señor de los anillos de Peter Jackson, ¡aunque tendrás que visitarlo para reconocer la escena donde aparece!

Una foto de Wellington tomada desde el mirador del Monte Victoria.

Zealandia

Los neozelandeses a menudo se refieren a sí mismos como kiwis, que son aves no voladoras y el símbolo nacional de Nueva Zelanda. Los kiwis, junto con otras aves como los Saddlebacks, Kakas y Wekas, solo son nativos de Nueva Zelanda.

Estas aves comenzaron a desaparecer una vez que los hurones y otros mamíferos terrestres se introdujeron en la isla. Zealandia preserva estas poblaciones dentro de una cerca libre de depredadores y permite a los visitantes admirarlos en sus ambientes naturales.

Foto de una ave nativa de Nueva Zelanda.

El teleférico de Wellington

Establecido en 1902, el histórico teleférico de Wellington es un hito de la ciudad y es el único teleférico de Nueva Zelanda actualmente en funcionamiento. Utilizado tanto por lugareños como por viajeros, el teleférico te lleva desde los suburbios al centro de la ciudad, deteniéndose en el Museo del Teleférico, el Jardín Botánico de Wellington y el centro comercial de la ciudad.

Más que un viaje diario, la ruta tiene unas vistas impresionantes del paisaje urbano y las colinas circundantes. Prepárate para los túneles de doscientos metros con espectáculos de luces a medida que avanza. Para nosotras es nuestro número uno en la lista de cosas para hacer y ver en Wellington.

Adéntrate en los suburbios de Wellington para conocerla en profundidad.

La bahía Oriental

¿Necesitas un día para relajarte? Las playas de arena blanca y el agua azul clara del Oriental Bay están justo en el medio de Wellington (no temas, la bahía está limpia como el resto de Nueva Zelanda).

Una vez allí puedes disfrutar de uno de los varios cafés y heladerías que salpican el frente de la playa. Y si por alguna razón no eres fanático de tomar el sol, la playa más popular de Wellington es una excelente ruta para caminar y andar en bicicleta.

Foto de Wellington tomada desde el puerto.

El Space Place en el Observatorio Carter

Debido a su falta de contaminación, Nueva Zelanda es uno de los mejores países del mundo para observar las estrellas. El Observatorio Carter se convirtió en el observatorio nacional de Nueva Zelanda en 1977, y desde entonces ha cambiado su enfoque a la educación pública.

Tanto el planetario como las exhibiciones digitales propuestas te sumergen de lleno en la cosmología maorí, así como en las constelaciones del sur y del más allá. El observatorio incluso te permite lanzar un cohete de manera virtual.

Jardines Botanicos

Si alguna vez tienes ganas de hacer un picnic, dirígete al Jardín Botánico de Wellington. El parque cubre un área de 25 hectáreas que te permite explorar la fauna de los bosques nativos de Nueva Zelanda, ver colecciones de plantas coloridas y exhibiciones florales de temporada.

Visita el parque durante la noche para ver algunas de las luciérnagas visibles desde el jardín principal. Y si estás de visita durante el verano, estate atento a los conciertos locales que se celebran en el jardín.

Los parques y jardines botánicos de Wellington tienen una gran belleza.

Catedral Old St. Paul

Otra de las cosas que hacer y ver en Wellington es la de maravillarte con su arquitectura colonial. Probablemente construida a partir del cuerpo de un buque insignia inglés en 1866, Old St Paul’s Cathedral exhibe su arquitectura gótica colonial en el corazón de Wellington, y su interior refuerza vidrieras y placas en honor a los soldados que lucharon en la Segunda Guerra Mundial.

Cuando no se utiliza para bodas y otros eventos, la Iglesia está abierta al público. Y si St. Paul’s no es suficiente arquitectura colonial para ti, tienes que visitar también la St. Mary of The Angels, otra hermosa iglesia ubicada en la misma ciudad.

Old St Paul’s Cathedral, Wellington.

El mercado subterráneo

Escondido en un aparcamiento subterráneo junto al paseo marítimo de Wellington, el mercado subterráneo es una buena actividad si la lluvia te pilla en la ciudad durante un sábado.

Aventúrate en uno de los 90 puestos para encontrar artesanías hechas a mano que van desde creaciones recicladas hasta productos vintage. El mercado es un gran lugar para visitar, ya sea que desees comprar un regalo o aprender más sobre la cultura artística de Nueva Zelanda. Seguramente encontrarás tantas artesanías únicas como personas que te invitan a la reflexión.

Tours en helicóptero

Tanto los adolescentes imprudentes como los abuelos cautelosos pueden disfrutar del tiempo juntos dando un paseo en helicóptero sobre el horizonte de Wellington. Wellington ofrece recorridos en helicóptero a partir de diez minutos de duración.

La experiencia es tan relajante como deslumbrante, ya que ofrece vistas panorámicas desde la ciudad hasta el océano infinito. Y si estás de humor para darte un capricho, tienes la opción de aterrizar en la bahía, justo al lado de algunas focas amistosas.

Como ves hay muchas hacer y ver en Wellington. Estas son nuestras favoritas, ¿nos ayudas completar esta lista?