Saltar al contenido

Tipos de visas para ir a Nueva Zelanda

Tipos de visas Nueva Zelanda

¿Con que visa te quieres ir a Nueva Zelanda?

 

En esta sección te damos y explicamos toda la información y todos los requisitos que necesitas para solicitar y conseguir cualquiera de los tipos de visas para ir a Nueva Zelanda. Pero antes de empezar a leer, pregúntate que es lo que quieres hacer en Nueva Zelanda. ¿Simple viaje de placer? ¿Quieres ir a vivir durante un año para trabajar y a la vez viajar por todo el país? ¿O quizás estás pensando en mejorar tu nivel de inglés y buscas información sobre escuelas de idiomas? ¿ O estás pensando que quieres probar suerte y emigrar indefinidamente en el país de los kiwis?

Mi experiencia

 

Disfruté durante un año de la working holiday visa y luego obtuve la work visa o sponsor visa, visado que me permitió disfrutar otro año más pudiendo trabajar en Nueva Zelanda sin ningún tipo de restricción. En mi caso no fue complicado.

Obtuve la working holiday visa a la primera, no tuve ningún tipo de problemas ni contratiempos. El único momento de estrés y dificultad fue a la hora de obtener mi número del IRD, el cual se suele obtener a la semana y yo tardé un mes en conseguirlo. De ahí a que escribiera el artículo

Por otra parte, temía que me denegaran la work visa después de haber disfrutado de la working holiday visa durante un año. Había escuchado todo tipo de cosas sobre inmigración en Nueva Zelanda y la mayoría negativas. Mucha gente me había dicho que los buenos y maravillosos años en los que Nueva Zelanda te aceptaba con los brazos abiertos y repartía work visas por doquier se habían terminado. Todo ello debido a la fuerte ola de inmigración de los últimos años.

De la working holiday visa a la work visa

 

Pero aún habiendo escuchado todo tipo de historias y sin tener ningún plan b en el caso de que no me la dieran, empecé en un trabajo con mi working holiday visa y allí misma le eche un par y le dije a mi jefa que me quería quedar un año más, resaltando que mi visado whv iba a finalizar pronto. Por sorpresa mía, obtuve un ok, no problem, y en cuestión de un mes… ¡tadá! sponsor al canto. Es más, no me tuve que preocupar por hacer ningún tipo de papeleo. Mi empresa se ocupó de todo, yo solo tuve que aportar documentos y eso sí, realizar unos exámenes médicos (que se cobraron muy bien por cierto).

Así que mi experiencia es positiva. Recomendaría no dejarse llevar ni escuchar lo que otra gente te pueda decir. Ya sean personas que viven allí o empresas que trabajan para ayudarte a irte a vivir a Nueva Zelanda. La verdad es que no hay ninguna verdad y menos absoluta. Todo depende del momento, de la energía e ímpetu que le pongas  y de la suerte que tengas.

 

Síguenos en nuestras redes sociales